Vaginoplastia2019-03-04T16:27:28+00:00

VAGINOPLASTIA

clock-intervencion-icono

consulta-icono

hospitalizacion-icono

anestesia-icono

recuperacion-icono

resultados-icono

La vaginoplastia es un procedimiento diseñado para apretar la vagina. Muchas mujeres luchan contra los labios vaginales sueltos y la flacidez general en el área genital, especialmente después del parto.

Existe una alternativa a este procedimiento que trata el mismo problema de manera diferente, con ondas de radio y láser que quema el tejido. Sin embargo, los pacientes con laxitud significativa no deben esperar resultados importantes con esta solución alternativa, sino solo con la intervención quirúrgica.

Si está pensando en someterse a este procedimiento, eche un vistazo a esta lista de condiciones que la convertirían en una candidata apta:

  • Mujeres que han dado a luz recientemente y luchan con el tejido vaginal estirado
  • Mujeres que luchan con la disfunción sexual por laxitud vaginal
  • Mujeres que no tienen problemas cardiovasculares
  • No fumadoras y no bebedoras

Si entra en la categoría de personas que pueden relacionarse con las condiciones mencionadas anteriormente, no dude en programar una cita con nuestro cirujano y revisar sus opciones. Estamos entre los mejores lugares para vaginoplastia en Madrid.

Pasos de preparación

Antes de la cirugía, se pide a las pacientes que hagan una preparación intestinal. Además de eso, nuestro cirujano le hará un par de preguntas que pueden asemejarse a las siguientes:

  • ¿Cuál es la razón principal que la lleva a realizarse esta cirugía?
  • ¿Cuales son sus expectativas?
  • Historial médico, así como una lista completa de los medicamentos que toma actualmente
  • Aclaración sobre riesgos implicados y posibles complicaciones

Es de suma importancia para usted ser completamente honesto al responder estas preguntas, ya que sus respuestas pueden afectar cómo y cuándo debe realizarse el procedimiento. La entrevista puede parecer trivial e incluso redundante, pero en realidad es un paso importante del proceso.

El procedimiento

El procedimiento en sí es bastante sencillo y de bajo riesgo. Una vez que se determina la cantidad de estiramiento, un cirujano marcará el área de la piel que debe extraerse del interior de la vagina. El tejido debajo de la piel luego se estira con el uso de suturas fuertes.
Una vez que el canal se aprieta, la piel se sutura y se cierra. En algunos casos, puede haber algo de piel externa que sobresale, pero que también puede mitigarse durante el procedimiento.
Los riesgos conocidos de una vaginoplastia incluyen infección potencial, dolor y sangrado. La mayoría de las complicaciones conocidas se pueden remediar con el uso de varios medicamentos. Sin embargo, la prevención es la clave, así que asegúrese de seguir las instrucciones y los consejos del médico.

La recuperación

Tendrá que descansar durante al menos una o dos semanas. Es posible que sienta un dolor profundo en los primeros días. Además, las relaciones sexuales y el uso de tampones están estrictamente prohibidos durante al menos ocho semanas. Algunos pacientes pueden recibir instrucciones para usar dilatadores, pero eso es solo en los casos en que hubo ajuste significativo.

Los resultados

Una vaginoplastia exitosa generalmente resulta en un canal vaginal más cerrado que, según se ha demostrado, ayuda a mejorar la satisfacción sexual. Contrariamente a la creencia popular, este procedimiento no se centra en el atractivo estético de su área genital, sino en su funcionalidad.

¡Llámenos y nos aseguraremos de encontrar una solución para su problema!